Oh, que hermosa apariencia tiene la falcedad.